10 Claves para elaborar una estrategia de comunicación exitosa

El Plan de comunicación de una empresa es la hoja de ruta que se utiliza para planificar de forma ordenada y estratégica las líneas de actuación que se van a desarrollar para hacer llegar los mensajes de una compañía o empresa al público objetivo.

Un Plan de Comunicación debe ser único y estar diseñado acorde a las necesidades tanto de la empresa como de su público objetivo para ello tendrá que contemplar los siguientes puntos:

  1. Análisis de la situación: es imprescindible definir cómo es la compañía, cuál es su filosofía corporativa, cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles, qué ofrece, qué objetivos persigue y a qué público se dirige. Además, debemos realizar un análisis externo de los principales factores que afectan a la organización, incluido un análisis de la competencia.
  2. Objetivos de comunicación: uno de los puntos básicos es definir qué meta queremos alcanzar en última instancia, y cuáles son los objetivos concretos que necesitamos lograr para conseguirlo. Los objetivos tienen que ser realistas, alcanzables y medibles.
  3. Definición del público objetivo: es fundamental dentro del plan de comunicación, ya que las acciones se van a elaborar según las características del destinatario.
  4. Elección de los mensajes: en este punto se define cuál va a ser el mensaje que vamos a hacer llegar a nuestros públicos. Debe ser claro, conciso y directo de tal forma que no dé lugar a duda.
  5. Definición de las estrategias: una vez que conocemos la situación de la empresa y cuáles son los objetivos que queremos alcanzar es momento de concretar qué estrategias y qué acciones vamos a llevar a cabo para lograr nuestra meta. Podemos definir una estrategia para cada objetivo, o quizá sea necesario más de una estrategia para lograr un mismo objetivo.
  6. Acciones: las estrategias se concretan en acciones. En cada una de ellas se deben tener en cuenta tanto los recursos humanos como los recursos materiales necesarios para su implantación, precisar un equipo de ejecución y seguimiento o supervisión y un proceso de trabajo definido.
  7. Definición de medios y canales: según el público objetivo al que nos vamos a dirigir, deberemos seleccionar nuestros canales, preferiblemente combinando medios offline y online.
  8. Definir el presupuesto: es la cantidad de la que dispone la empresa para gastos derivados de las acciones de comunicación y deberá estar detallado por acción, de forma que podamos realizarlas teniendo en cuenta el presupuesto del que disponemos.
  9. Calendario: una vez que sabemos cuáles son las acciones que se van a llevar a cabo hay que programarlas en el tiempo y establecer la duración de cada una de ellas. Esto es muy importante para que el Plan de Comunicación finalmente se ejecute según lo establecido.
  10. Evaluación: y seguimiento de los resultados obtenidos para poder modificar o incluso cambiar de rumbo si existen aspectos que no están funcionando.

Deja un comentario

COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA

Calle de Montalbán, 3 - 2º Izquierda 28014 (Madrid)


Avenida San Francisco Javier, 9 Entreplanta Oficina 2A Edificio Sevilla – 41018


Making Known © 2019  |   Aviso Legal / Politica de privacidad / Politica de cookies.

IN MEMÓRIAM

José Rosón fue un hombre insaciable en su afán de aprender e innovar,  virtudes propias de los grandes sabios, y además, generoso con su sabiduría, que compartía con desinterés. Los que estuvimos cerca de él, tuvimos el grandísimo privilegio de aprender muchas de sus virtudes que ya nos pertenecen a modo de legado y que recibimos con honor y responsabilidad. Nos llena de orgullo y satisfacción el haberle tenido como padre y por ello damos gracias a Dios.

Muchos de los que le conocieron compartiran con nosotros la opinión de que una de sus mayores cualidades era su capacidad de visualizar y proyectar el futuro. Él mismo fue un avance de sus tiempos ya que aunque vivió la mayor parte de su vida en el siglo XX constituye el modelo de humanista del siglo XXI con muchos de los atributos necesarios para hacer frente a los tiempos cambiantes que vivimos: tolerancia, visión global, afán de superación y mejora,  una imaginación sin limites, un liderazgo natural para ilusionar y conciliar, buen juicio, compromiso… Era además un gran admirador de los valores femeninos y de la importancia de su participación activa en la sociedad.

D. José buscaba la Excelencia y tenía la capacidad de hacer que las cosas fueran excelentes. Siempre pensaba en grande y nos hacía sentir grandes a los que estábamos con él, sin perder nuestra sencillez. Nos protegía, sin agobiarnos; nos motivaba, sin empujarnos; nos educó con el ejemplo en valores y ética.

Fue un placer coincidir con él en esta vida; un regalo de Dios tenerle como padre, una gran suerte contar con él como consejero y el mayor lujo del mundo, tenerle como amigo, el mejor.

Luchador hasta el final, positivo y vitalista, en sus últimos años libró una durísima guerra que fue su enfermedad y aun en esos terribles momentos, los que estuvimos a su lado continuamos aprendiendo.  Nos enseñó con maestría ejemplar cómo enfrentar los obstáculos de la vida, con fortaleza, templanza, prudencia y justicia.

Decimos adiós a un caballero; a un Hombre Bueno, con mayúsculas; no sólo bueno en el sentido de bondad, que también, sino  por su integridad y ejemplo del buen hacer.

Ara Rosón de Beas,

Madrid 22 de octubre de 2009