Confinamiento, un gran aliado para el consumo de podcast

El 60% de los internautas españoles son consumidores de audio online. Esta cifra ha ido en aumento desde el año 2018 y ha registrado un incremento muy significativo durante el confinamiento. El 38% de las personas que escuchan actualmente este contenido se aficionaron a él precisamente durante esos largos y duros días.

El perfil de los que escuchan audio online es mayoritariamente masculino, de entre 18 a 34 años, con un nivel de estudios alto y un nivel de ingresos elevado. Suelen escuchar más de un podcast al día y muchos de estos oyentes aprovechan las horas laborales para hacerlo.

Otro dato curioso en la manera de consumo es que el 30% de los usuarios lo hacen a través de altavoces inteligentes como Alexa o Google.

Estudiando el perfil y la forma de consumo de los podcasts muchas marcas y empresas han implementado ya su propia identidad de audio como nuevo canal de comunicación con el consumidor o para utilizar este recurso como comunicación interna.

Si además tenemos en cuenta el sector de la comunicación, según una encuesta del IAB el 59% de sus profesionales aseguran que van a incluir o que ya incluyen este tipo de contenido en sus estrategias de comunicación y, muy especialmente, en las estrategias de comunicación y marketing digital.

Una de las razones por la que las marcas están lanzándose a esta forma de comunicar es que no se necesita de un gran presupuesto para generar contenido de calidad y además es una forma más cercana de comunicación. Basta con una entrevista a un trabajador, pequeños boletines informativos, comunicaciones relevantes para la empresa, etc.  Es una forma diferente de comunicarse con los empleados de una manera más cercana.

Además, existe un universo repleto de temáticas. En nuestro país, está triunfando el entretenimiento con Andreu Buenafuente y Berto Romero y su “Nadie sabe nada” a la cabeza de los más escuchados. Le siguen los podcasts relacionados con la meditación y el autoentendimiento.

Los datos ponen de manifiesto que no es nada descabellado incluir el podcast como una herramienta más de comunicación con nuestros empleados, nuestro público o incluso como forma de afianzar nuestra marca personal.

Deja un comentario

COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA

Calle de Montalbán, 3 - 2º Izquierda 28014 (Madrid)


Avenida San Francisco Javier, 9 Entreplanta Oficina 2A Edificio Sevilla – 41018


IN MEMÓRIAM

José Rosón fue un hombre insaciable en su afán de aprender e innovar,  virtudes propias de los grandes sabios, y además, generoso con su sabiduría, que compartía con desinterés. Los que estuvimos cerca de él, tuvimos el grandísimo privilegio de aprender muchas de sus virtudes que ya nos pertenecen a modo de legado y que recibimos con honor y responsabilidad. Nos llena de orgullo y satisfacción el haberle tenido como padre y por ello damos gracias a Dios.

Muchos de los que le conocieron compartiran con nosotros la opinión de que una de sus mayores cualidades era su capacidad de visualizar y proyectar el futuro. Él mismo fue un avance de sus tiempos ya que aunque vivió la mayor parte de su vida en el siglo XX constituye el modelo de humanista del siglo XXI con muchos de los atributos necesarios para hacer frente a los tiempos cambiantes que vivimos: tolerancia, visión global, afán de superación y mejora,  una imaginación sin limites, un liderazgo natural para ilusionar y conciliar, buen juicio, compromiso… Era además un gran admirador de los valores femeninos y de la importancia de su participación activa en la sociedad.

D. José buscaba la Excelencia y tenía la capacidad de hacer que las cosas fueran excelentes. Siempre pensaba en grande y nos hacía sentir grandes a los que estábamos con él, sin perder nuestra sencillez. Nos protegía, sin agobiarnos; nos motivaba, sin empujarnos; nos educó con el ejemplo en valores y ética.

Fue un placer coincidir con él en esta vida; un regalo de Dios tenerle como padre, una gran suerte contar con él como consejero y el mayor lujo del mundo, tenerle como amigo, el mejor.

Luchador hasta el final, positivo y vitalista, en sus últimos años libró una durísima guerra que fue su enfermedad y aun en esos terribles momentos, los que estuvimos a su lado continuamos aprendiendo.  Nos enseñó con maestría ejemplar cómo enfrentar los obstáculos de la vida, con fortaleza, templanza, prudencia y justicia.

Decimos adiós a un caballero; a un Hombre Bueno, con mayúsculas; no sólo bueno en el sentido de bondad, que también, sino  por su integridad y ejemplo del buen hacer.

Ara Rosón de Beas,

Madrid 22 de octubre de 2009